June 11, 2016

GEOFOMTEC

Para construir una estructura que sufra un mínimo hundimiento en un terreno en malas condiciones, es preciso que prácticamente no se aplique ninguna carga adicional, es decir, que el peso del material utilizado para el terraplén sea extremadamente reducido, como ocurre por ejemplo si se utiliza el sistema geofomtec®  con aislafom® como material de relleno.

Debido a su alta densidad y bajo peso, el relleno en geofomtecâ   no genera mayores esfuerzos sobre los muros de contención, y debido a su baja relación de peso, el empuje es prácticamente nulo, lo que permite diseños estructurales menos exigentes, y por lo  tanto más económicos.

Este método constructivo se basa en equilibrar las cargas del terraplén, reemplazando el material de relleno muy pesado por bloques de aislafom®, procurando que sea únicamente el peso de la estructura de pavimento lo que actúe sobre el terreno blando.

 

La estructura del sistema de geofomtec® se compone generalmente de capas de aislafom® 50 cm. de espesor, intercaladas eventualmente con losas rígidas de hormigón  armado, según cálculo de ingeniería, lo cual no siempre es necesario.   La estructura de base, sub - base y carpeta de rodado varía según el tráfico que el proyecto deberá soportar.

Para evitar que los bloques se deslicen, se fijan dos placas provistas de garras o con algún adhesivo. La capa inferior del material de la carretera que queda sobre el poliestireno, debe ser depositada antes de operar la maquinaria de compactación. La compactación se realiza con equipo pesado convencional.

Por el comportamiento atenuador de vibraciones del geofomtecâ  , como regla para este tipo de obras, al realizar la compactación, esta se va haciendo en capas con un rodillo. Esta aplicación ha cobrado una gran importancia en países como Noruega, Holanda, Alemania, Japón, Escandinava, Suecia, Francia, EE UU y Canadá, ya que se han observado notables reducciones en los costos de la construcciones y condiciones mas favorables ante climas severos.